75

Análisis de The forest: Holocausto caníbal

21/09/2019

Tras más de 4 años, The Forest abandona su estado de Early Access y se presenta como un título de supervivencia en el que no solo deberemos preocuparnos sobre los niveles de comida e hidratación de nuestro protagonista, sino de defendernos de los caníbales que merodean la isla mientras buscamos a nuestro hijo secuestrado y averiguamos que ocurrió en aquel lugar.

Fuertemente inspirado en películas de terror como la mencionada en el título, The forest se presenta como uno de los principales títulos del género de supervivencia en pc, siendo un título altamente recomendado a los aficionados del género y el cual vamos a analizar punto por punto a continuación.

La historia del juego como tal es realmente sencilla, y en su mayoría se cuenta a base de interactuar con el entorno. El título parte de que tenemos un accidente de avión tras el cual vemos como secuestran a nuestro hijo, y quedamos atrapados en una isla llena de caníbales y mutantes, a partir de ahí nuestra misión será muy simple, sobrevivir y recuperar al hijo de nuestro personaje.

Una vez comencemos a jugar, lo primero será encontrar comida y bebida, y de hecho será algo que debemos hacer con frecuencia a lo largo del juego, ya sea bebiendo comiendo bayas, cazando animales o rapiñando de los restos del avión al empezar el juego. Se trata de algo realmente importante, ya que influye directamente en la salud y el aguante del personaje. Una vez hayamos resuelto dicha necesidad, lo siguiente será construir un refugio, para lo cual deberemos recolectar distintos materiales a lo largo del mapa, y para lo cual también nos ayudaremos de una guía de supervivencia bastante completa que nos facilitará mucho la vida durante la aventura. Cabe mencionar que también es posible cultivar o criar animales, ayudando muchísimo a conseguir alimento sin necesidad de tener que salir a cazar.

Sobre los enemigos que encontraremos durante el transcurso del juego, estos se dividen en dos tipos, con comportamientos que difieren bastante entre sí. Por un lado tendremos a una tribu de caníbales que, aunque al principio quede en ataques aislados, con el tiempo comenzarán a asaltarnos con mayor frecuencia. Este tipo de enemigo no es muy inteligente, pero se puede ver que a veces intentan organizarse para destrozar las estructuras defensivas que hayamos montado.

El otro tipo de enemigo es el mutante, el cual suele habitar dentro de cuevas (aunque a veces salgan al exterior), este tipo de enemigo se ve que tiene una ia más compleja, es más agresivo, aguanta más y su comportamiento varía según el que nos encontremos.

Sobre la dificultad del juego, los desarrolladores han conseguido crear un juego de supervivencia con una curva de dificultad muy bien ajustada, haciendo que al principio cada tarea sea relativamente sencilla, y que con el tiempo el juego se vuelva cada vez más complejo.

The forest también nos permite seleccionar varios niveles de dificultad al comienzo de la partida como normal, difícil o supervivencia difícil, y llamando la atención dos de ellos muy concretos, los cuales son modo pacífico, en el cual no hay enemigos de ningún tipo, y modo creación, en el que podemos campar a nuestras anchas construyendo sin recursos, y sin tener que preocuparnos de cosas como las necesidades básicas de nuestro personaje.

Cabe mencionar el cuidado que ha tenido Endnight Games al crear el mundo en el que se desarrolla el juego, dando lugar a un mundo abierto enorme lleno de vida con plantas, animales, ciclo día/noche, cambios meteorológicos, gran uso de la luz para aumentar la inmersión en el juego tanto en cuevas como en exteriores… todo ello sumado a un diseño de niveles en el que se puede avanzar sin problemas de forma intuitiva, un diseño artístico bastante bueno y una banda sonora que sabe cuando ofrecer tonos más tranquilos cuando estemos explorando, o por el contrario enfatizar en los momentos de tensión cuando sea necesario.

A nivel jugable nos encontramos con que el juego es bastante simple, pero bastante preciso, y que a la hora de avanzar lo que de verdad va a importar va a ser la habilidad de quien juegue.

Otro de los puntos a destacar es la inclusión de un modo cooperativo en el que podemos jugar hasta 8 personas, y si usamos un servidor privado dicho número incluso puede aumentar. Este modo obviamente sacrifica tensión del modo un jugador a cambio de divertirte más explorando con tus amigos, entrando a las cuevas con mayor seguridad o reuniendo una cantidad mucho mayor de recursos para construir nuestras estructuras.

El principal problema del título es que, si queremos jugarlo en las opciones más altas de calidad visual, vamos a necesitar un pc bastante potente, aunque por suerte se trata de un juego con bastantes opciones en ese apartado para que le sea posible correr de forma aceptable en una gama de ordenadores bastante amplia, aunque incluso bajando las opciones es posible que nos encontremos caídas de fps que a veces llegan a darse por periodos prolongados de tiempo.