Análisis de Claws of Furry – Furia gatuna

Hoy toca analizar uno de esos juegos indies que se lanzan como churros en los últimos tiempos. Uno de esos títulos que, basados en una mecánica sencilla intenta rememorar las mecánicas de aquellas recreativas en los que muchos invertíamos nuestras pagas semanales. Unos los hacen con acierto y otros con menos….

El caso que nos ocupa se trata de un juego de mecánica sencilla, sin que el argumento le vaya a la zaga. Un grupo de gatunos son abandonados a la puerta de la casa de un maestro de Kung Fu, quien les instruye en este noble arte. Unos años mas tarde, por un quítame allá esas pajas, el maestro es raptado por un grupo de rateros con muy malas artes. Es ahí donde entramos en juego nosotros, sus fieles aprendices, quienes deberemos desfacer la afrenta a base de palos en el lomo contra una fauna de lo mas estrambótica y diversa.

El juego tiene un comienzo que ciertamente consigue enganchar, con un estilo de juego sencillo y rápido que nos deja satisfechos en los primeros minutos. En cuanto al apartado técnico, éste es bastante limitado, pero tampoco se requiere mucho más: Una paleta de colores vivos que acentúan los contrastes dando lugar a unos gráficos que cumplen su labor.

Pero a partir de ahí es donde llegan los inconvenientes: Con el paso de los minutos las pantallas se vuelven demasiado repetitivas (el título anuncia más de 50, pero en realidad son minifases divididas en 4 «mundos» distintos). La mecánica de juego es excesivamente simple, reduciéndose a un aporreo constante de botones mezclado con pulsaciones alternas del botón de salto. Todos los rivales de cada pantalla presentan el mismo aspecto y se limitan a hacer el mismo movimiento. Si acaso, en los jefes finales encontraremos algunas rutinas algo más complejas, sin que tampoco consigan suponer un auténtico desafío.

En cuanto a duración, la misma se antoja bien escasa. Completar el modo historia en cooperativo local con otro jugador supuso apenas un par de horas. Desafortunadamente, los logros presentaban algún tipo de problema y no saltaban a uno de los dos jugadores (en concreto el que manejaba un servidor). Quizás precisamente sea ese modo cooperativo lo que más merezca la pena del título, permitiendo jugar hasta cuatro presonajes simultaneamente

Por último, cabe mencionar que el precio del juego no presenta un gran descuento en bazares foráneos, siendo el precio en España de 9,95 euros. En los más baratos apenas se conseguían un par de euros de ahorro.

 

Claws of furry
Juego divertido pero excesivamente corto y repetitivo
Cooperativo local hasta 4 jugadores
Duración
47
Nota final

Comentarios

List Mag WP Menu