God of War: El regreso del fantasma de Esparta

Tras más de 5 años de ausencia y apenas información mostrada, SCE Santa Monica Studio nos trae de vuelta a uno de los personajes más conocidos de Sony, todo ello con una vuelta de tuerca que cambia completamente todo a lo que nos tenia acostumbrados la saga, pero no por ello con menor acierto.

Cierto es que la falta de información que Cory Barlog y su equipo proporcionaban sobre la producción podía generar dudas acerca de como sería el producto final dado el enorme cambio que se veía en los vídeos mostrados durante el E3, pero a decir verdad, ha sido una de las mejores decisiones que han tomado, ya que de esa forma casi todo lo que se descubra en el juego sorprenderá a quien se decida a jugarlo por primera vez.

Se nota que este juego ha sido una forma del estudio de reinventar al personaje sin llegar a hacer un reboot, de forma que puede considerarse el inicio de una nueva saga, por lo que al igual que ocurrió en el original de 2005, no esperéis ver a todo el elenco de dioses nórdicos en esta ocasión.

El mundo del juego ofrece muchísima más libertad que las anteriores entregas,con zonas realmente amplias aunque sin llegar al nivel de un mundo abierto, pero ofreciendo un sistema de «back tracking» más cercano a lo visto en la saga souls, lleno de secretos y zonas a las aunque inicialmente no estén disponibles, podremos volver una vez avancemos en la historia para explorar todo lo que esta entrega tiene que ofrecer.

La narrativa ha dado un salto bastante importante, explorando un lado más humano de Kratos, bastante consciente de lo que hizo en el pasado y mostrando la evolución de la relación con su hijo a lo largo del juego. De hecho este juego es uno de los que mejor muestra la relación entre padre e hijo con detalle sin saltarse ni un momento, y que muestra que a veces puede llegar a ser difícil ser padre (o hijo).

El juego lleva la relación de Kratos y Atreus de forma que no se siente como algo fuera de lugar en ningún momento, de hecho puede considerarse el eje principal de la trama

La mayoría de dudas de la gente al ver el vídeo de presentación del E3 en su día residía en el combate del juego. Ahora tras probarlo podemos decir que aunque parezca mas lento a primera vista, una vez se coge soltura se ve claramente como aun con el cambio de mecánicas, el combate sigue siendo tan frenético como siempre, con una cantidad bastante respetable de combos que, a medida que mejoremos las armas se puede aumentar a través del correspondiente árbol de habilidades. Cabe destacar también el papel de las runas, las cuales se pueden mejorar usando puntos de experiencia, dando habilidades que usadas en el momento adecuado pueden salvar a mas de uno de un combate difícil, sobre todo en los modos de dificultad más elevados.

A esto hay que sumarle la necesidad de emplear estrategias en combate como usar armas determinadas o los puños para ciertos enemigos, lanzar el hacha leviatán y hacerla volver para atacar por la espalda a enemigos con escudo, emplear la habilidad de ira espartana cuando se necesite hacer mucho daño en poco tiempo o simplemente recuperar algo de salud, o pedir apoyo a Atreus para que ataque a enemigos como las apariciones, las cuales esquivarán los ataques de Kratos con facilidad hasta que un flechazo las aturda momentáneamente.

Las ejecuciones propias de la saga siguen presentes, aunque para ello esta vez habrá que aturdir a los enemigos

Como se ha podido ver, esta entrega ha tomado prestadas muchas mecánicas de los rpg, por lo que será sumamente recomendable parar con frecuencia en las herrerías de Brok y Sindri, dos enanos que harán las veces de mercaderes, comprando y vendiendo material, equipamiento, runas…Son también los que se encargan de las mejoras de las armaduras y las armas, por lo que conviene parar siempre que se pueda en una de sus tiendas, sobre todo en los modos de dificultad más elevados

Los controles ofrecen mapeado, siendo el predeterminado atacar con los gatillos y dar órdenes a Atreus con cuadrado y llamar de vuelta al hacha leviatán triángulo, o permitiendo cambiarlo a uno más clasico(cuadrado para ataque ligero y triángulo para ataque fuerte relegando las órdenes a Atreus y el llamar de vuelta a tu arma en los botones R1 y R2) entre otras opciones.

El juego ofrece cuatro niveles de dificultad, los cuales a excepción del último, se pueden cambiar en cualquier momento durante la partida (aquellos cuya afición sea cazar trofeos, tranquilos, no es necesario ningún nivel de dificultad concreto para el platino).

El primer nivel de dificultad «quiero una historia», hace que los enemigos sean realmente débiles, y como el propio nombre indica, sirve para que te centres más en la historia y los combates no supongan apenas problema. No va a ser un paseo en todo momento, pero no debería haber problemas para vencer a todos los enemigos del juego en este modo.

El segundo nivel «quiero una experiencia equilibrada» da unos combates más exigentes, pero sin llegar a ser algo muy difícil.

El tercer modo «quiero un desafío» y el cual se ha usado para el análisis es el que recomendaríamos para aquellos que tengan experiencia tanto en arpg como en los anteriores god of war, en este modo los enemigos son bastante más fuertes y se recomienda invertir algo de tiempo mejorando equipamiento y runas, llegando algunos de ellos a matarnos de tres golpes incluso al inicio, pero en cuanto se coge algo de soltura con el sistema de combate, las mejoras y la construcción de equipamiento se es capaz de avanzar en la historia de una forma constante.

El último modo de juego «quiero God of War», no se recomienda en absoluto para la primera partida. En dicho modo los enemigos no son únicamente más agresivos y duros, también cambian sus patrones de ataque, por lo que si no se está acostumbrado ya a las mecánicas de combate y «crafteo» del juego, va a ser realmente difícil avanzar en el juego.

Los enemigos del juego siguen la tónica general de la serie, inspirándose en la mitología (en este caso la nórdica) para dar lugar a un grupo de enemigos bastante variado, y unos combates de jefe realmente impresionantes, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados la saga. La única pega es que se podría haber incluido a algún jefe más, dado que hay alguno que se repite en varias ocasiones.

Los troll serán unos jefes bastante recurrentes a lo largo del juego, siendo bastante más peligrosos aquellos que saben usar magia

Hay que mencionar también la inclusión del bestiario en esta ocasión, el cual forma parte del diario de Atreus, y al que se puede acceder en todo momento tanto para ver consejos sobre como derrotar a determinados enemigos que ya has visto, como para ver información general sobre dichas criaturas.

Sobre la duración del juego, se esperaba una entrega más grande que las anteriores, pero la verdad es que nos ha sorprendido tanto por la duración de la historia como por la cantidad de contenido, escenarios y misiones secundarias (favores se llaman en este caso) que incluye, llegando a durar tranquilamente 15-20 horas la historia, y llegando perfectamente a 40 horas si somos completistas y queremos encontrar absolutamente todos los objetos especiales, desbloquear y superar los reinos optativos o vencer a los jefes secretos del juego, aunque eso siempre se puede hacer una vez se ha superado la historia, dado que en esta ocasión se permite ir por libre una vez acabamos la campaña.

El contenido en general ha aumentado considerablemente comparado con anteriores entregas, llegando su campaña a durar 20 horas, y hasta 40 horas si queremos descubrir todas las sorpresas que nos tiene preparadas el juego

Cabe mencionar como se ha logrado que absolutamente todo el juego corra en un único plano secuencia, no cortando la cámara incluso durante el viaje rápido, en el cual abrimos una puerta a través del Árbol del Mundo para viajar de una zona a otra.

Gráficamente hablando, esta entrega se podría considerar actualmente como uno de los juegos más potentes en ese sentido, tanto en detalle de escenarios como de personajes, llegando a competir en ese sentido con otros como «Horizon: Zero Dawn» o «Uncharted 4», de hecho cabe destacar un momento al final del juego en el que se puede apreciar perfectamente todos los pelos de la barba de Kratos moviéndose con física propia. Santa Mónica ya confirmó hace unos días que trabajaban en un modo foto para el juego, por lo que es de esperar que la gente le saque partido con semejantes escenarios.

Con el modo foto podremos incluso hacer que nuestros protagonistas pongan caras

En cuanto a las ventajas de usar el juego en un modelo de ps4 pro, se añadió con un parche de lanzamiento la posibilidad de jugar en modo «resolución de favor», el cual renderiza mediante checkerboard para alcanzar 4k, y el modo «rendimiento de favor», el cual desbloquea el limitador de fps que hace que vaya a 30 fps de normal haciendo así que el juego se ejecute a hasta 60 frames por segundo en la mayoría de casos exceptuando algunos muy puntuales en los que no se nota demasiado la bajada de frames.

El HDR también está muy logrado en esta ocasión, haciendo que los colores se aprecien mucho mejor, lo que ayuda a distinguir los escenarios en la lejanía.

En cuanto a la música del juego, cabe destacar el cambio tan brusco que se aprecia si lo comparamos con anteriores entregas, siendo en este caso bastante más calmada, lo cual encaja mejor en la ambientación del juego.

 

Por último mencionar que en modo remoto desde una ps vita el juego responde a la perfección y es fácil habituarse a los controles asignados a la pantalla táctil, siendo las esquinas superiores L2 y R2, las inferiores L3 y R3, y el centro de la pantalla el equivalente al touchpad del mando de la ps4 y dejando sin usos al panel táctil en este caso. En el caso de que alguien quiera jugar con esta opción, se recomienda usar el modo de control clásico, de hecho de esa forma incluso llega a recordar a las anteriores entregas que salieron hace años en psp.

Comentarios

List Mag WP Menu